miércoles, 30 de diciembre de 2015

RITUAL DE FIN DE AÑO

Llegamos al final de un año cargando de expectativas al que vendrá. Esto nos sucede año tras año, pues siempre deseamos dejar en el pasado los pesares y arribar a la buenaventuranza en el futuro. Pero, y el presente?
Aquí te paso un hechizo muy sencillo que puedes hacer el 31 de diciembre (o en la víspera o el 1 de enero). Recuerda que al momento de hacer cualquier trabajo mágico debes lograr encontrar el estado que te acerque al cumplimiento de aquello que deseas alcanzar, es decir, cuando hagas el ritual debes sintonizar y sentir que tu pedido ya fue concedido. 
Este ritual es ideal para cancelaciones y nuevos proyectos. Con esto te digo que si bien ha sido diseñado pensando en el tránsito del fin de año al siguiente, puede utilizarse en el momento en el cual finalizas algo y estás por iniciar algo nuevo.
Sólo necesitas:
- Dos velas: una vela negra y otra blanca, amarilla o dorada
- Un plato para colocarlas
- Fósforos, cerillos

RITUAL
El 31 de diciembre toma las dos velas (una vela negra y otra blanca, amarilla o dorada).
Coloca la vela negra entre las palmas de tus manos y concéntrate en entregarle todo lo que ya no deseas en tu vida el próximo año. Puedes hacerlo hablando: "Me libero del cansancio", "Suelto todo aquello que dificulta el cumplimiento de mis proyectos", "Abandono el rol de víctima en cualquier situación", etc. Encuentra aquello que debas soltar. Hecho esto, pega la vela al plato.
La vela negra, que corta, libera y transmuta, se encargará de absorberlo todo.
Luego, haz lo mismo con la vela blanca (amarilla o dorada), pero prestando especial atención a tus sueños y proyectos, todo lo que deseas cumplir el próximo año: ""Accedo a
un trabajo que me satisface profesional y económicamente", "Llega a mi vida el auto-carro-móvil ideal para mi", "Tengo tiempo suficiente para disfrutar con mi familia-hijo-hija-pareja y para mí mismo/a", etc. Hecho esto, pega la vela al plato.
La vela blanca elevará tus pedidos haciendo que estos lleguen a ti materializados en el transcurso del siguiente año. 
Luego enciendes la vela negra primero y la blanca después. Olvídate de ellas y déjalas hacer su trabajo!
Cree en tu magia!
Crea la magia!
Creer es crear