martes, 14 de junio de 2016

Salvia Mágica y Sanadora

Hoy hablaré sobre la salvia... una hierba que en general nos atrae mucho. Quizá no entendamos por qué, pero creo que uno de los secretos de su encanto es que es muy buena para el cuidado de nuestra salud física y sutil. La salvia, del latín "salvare", salvar, se ha considerado como un remedio con muchas propiedades medicinales.

Las hierbas en general, tienen propiedades terapéuticas por un lado y mágicas/vibracionales, por el otro. La salvia en particular, tiene usos múltiples en ambos sentidos.

Como este blog se relaciona siempre a lo mágico y esotérico, no apuntaremos tanto a los fines terapéuticos en los que puede ser usada esta hierba, aunque en la web encontrarán infinidad de artículos más que interesantes al respecto.

Entonces, vamos de nuevo a la utilización de la salvia con fines esotéricos o mágicos, podemos quemarla, usarla en tés, comidas, armar atados con sus hojas y ramitas, paquetitos, etc... y es útil tanto en limpieza y protección, como en elevar las energías sutiles en cuanto a amor (por sobre todo, el amor propio).

Esta hierba puede ser aprovechada sola o acompañada de otras hierbas para potenciar su gran poder energético. Más abajo, algunas recetas que me encantan!

Baño:

Toma un puño de salvia, uno de romero, otro de ruda. Bendice las hierbas para purificarlas y que entreguen todo su poder sanador al agua que usarás para tu baño. Hierve uno o dos litros de agua y agrega estas hierbas al agua una vez la retires del fuego. Deja reposar hasta que esté a una temperatura agradable para ti. Luego, llévala al baño. Bendice la preparación con tus palabras, pidiendo que la energía de estas hierbas aparte de tu vida toda energia negativa y cualquier maldad. Si tienes tina, puedes agregarla al agua de tina (en ese caso, usa un litro en vez de dos y deja que hierva unos minutos). Si no la tienes, date una ducha normalmente y luego deja caer sobre ti esa infusión. 

El aroma de esta infusión aclarará tu mente y esto, por supuesto, te ayudará a concentrarte más y mejor. 

Incienso:

Toma tallos finos con sus hojas y júntalos en un atado, debe hacerse con la planta fresca pues si está seca, se romperá. El grosor lo dispones tú, cuanto más grueso, más tardará en secar. Con hilo de algodón (esos que son para coser) das firmeza al atado y lo pones en un lugar seco y a la sombra. Un atado del grueso de esos marcadores para pizarra, los gorditos, tardará aproximadamente una semana o poco más en secarse. Una vez seco, lo puedes encender a modo de incienso y pasear con él por tu casa inundándola de humo. Es altamente purificador. Cuando sientas que tu casa necesita un cambio de vibración, es muy indicado. También puede usarse para purificar a una persona u objetos que sientas que tienen carga negativa o deben ser limpiados (anillos, piedras, objetos mágicos, etc.)