jueves, 20 de abril de 2017

Hechizo para liberar ataduras

La forma de vivir y sentir la magia es algo personal, porque el camino mágico y la senda espiritual son unipersonales. Podemos explicar nuestro tránsito, pero no compartirlo. La experiencia es intransferible.
Quizás por eso hay tantos hechizos, conjuros y formas de trabajo. 

Suelo confiarles en estos artículos que a mí me gusta lo simple. Cuanto más simple, para
mí es más efectivo porque de lo contrario siento que me distraigo. Entonces, la forma de realizar la magia es personal, esa alquimia que buscamos para crecer como personas, como espíritus libres, como seres... es verdaderamente algo personal. En cuanto a ello, de verdad en mí este proceso se da principalmente a través de dos Elementos: uno es el AIRE manifestado en la palabra y el otro es el FUEGO encendido en la llama de una vela.

En general, encender una vela y lanzar un conjuro me alivia, me ayuda, me sana... escribirlos me sale desde lo hondo y me libera enormemente cuando lo hago. Al dar forma a esas palabras que pujan por salir es como si hiciera el acto mágico (lo veo ante mi aunque sin verlo) y lo siento hecho.

Y ni hablar del bienestar que se potencia al hacerlo!


Ahora, aprovechemos las energías del Cuarto Menguante de la Luna, para "liberar" nuestro camino de obstáculos. Te recomiendo que hagas este hechizo durante 3 o 5 días terminando antes de la Luna Negra. 

Toma una vela (violeta, marrón, negra o blanca), pégala a un plato y enciéndela. A continuación, recita estas palabras:

En este minuto y en esta hora, el sagrado fuego transmuta y devora toda energía negativa, toda atadura u obstáculo, energético o real, creado por mí o terceras personas.
Ya soy libre.
Aquí y ahora soy libre.
Yo soy libre, porque es mi deseo y mi voluntad.


Gracias porque así es!