jueves, 28 de abril de 2016

Cómo estructurar un hechizo

En la magia todo, todo, todo, es analogía. Podemos decir que es la representación perfecta de la frase hermética "como es adentro, es afuera" y que se manifiesta con la
siguiente parte de la misma frase "como es afuera, es adentro". De ahí, los pasos: generación primero, manifestación después.

Entonces, la magia, es creatividad pura según tu necesidad, tu deseo, tus posibilidades. Y es creatividad pura porque puedes leer cientos de hechizos pero sentir que ninguno de ellos funcionará para ti. Eso incluye los muchos que se encuentran contenidos en este blog. 

Por ello, invito a lectoras y lectores de mis letras muchas veces extensas a incursionar creativamente en la magia, a adaptar los hechizos según sientan que serán más útiles para cada uno de ustedes, a crear otros nuevos, a orar... porque la oración nos eleva a través de la palabra, que es la creación en su nivel sutil más puro.


PARTE 1: NECESIDAD

Cuál es el la chispa que dispara la magia?

La necesidad, por supuesto! En general, nos mueve aquello que deseamos modificar. Si algo está bien, para qué influiríamos sobre ello? cuál sería el motivo de colocar abono en la tierra de la planta que está dando flores y frutos esplendorosamente? 

Ahora bien, si algo anda bien (como esa planta) pero podría estar mejor (como sus flores y
frutos), entonces, hay algo que deseamos modificar.
Tanto aquello que consideramos bueno o malo para nosotros, nos afecta de alguna manera. 
Vernos radiantes ante el espejo nos afecta positivamente, mientras que sentirnos desdichados, nos afecta negativamente.
Aquí, por la ley del Magnetismo (si, como un imán) atraemos más de aquello en lo que vibramos.
Entonces, si la mayor parte del día vibramos positivamente, eso nos ayudará a atraer más situaciones positivas a nuestra vida, mientras que si la vibración preponderante es negativa, estaremos cayendo en un hoyo negro del que sentiremos que nos costará bastante salir.
De estos simples ejemplos deriva la primera premisa: Identificar la necesidad y actuar sobre ella modificándola de manera positiva sobre nosotros.
Si no logramos identificar la necesidad pudiéndola nombrar de manera determinada, difícilmente podremos actuar efectivamente sobre ella.

PARTE 2: DESEO

Cuál es la energía que moviliza la magia?

Este es el segundo punto y es tan importante como el anterior. 
Una vez identificada la necesidad, entra el deseo de modificar aquello que nos ayudará a estar mejor.
La magia no es más ni menos que un proceso alquímico en el cual movemos la voluntad de adentro hacia afuera (como es adentro es afuera) para plasmarlo en un trabajo mágico, un pedido, un hechizo, un conjuro, que será una herramienta para el cambio (como es afuera, es adentro). Una vez movilizada la energía de adentro hacia afuera, esta energía se elevará al Universo y volverá multiplicada a nosotros acercándonos al fin propuesto y devolviéndonos la energía transmutada para que podamos tener la valía ante aquello que nos incomodaba y deseábamos cambiar. Una vez hecha la magia, renovado nuestro interior, "como es adentro es afuera" será más bello, menos duro, más sencillo, más acorde a lo que deseábamos al respecto.
Entonces, la energía que utilizaremos para movilizar ese acto mágico será el amor (Universal, claro), para darle al deseo un rumbo de generosidad.
Algunas personas al leer esto dirán que si tanto se habla de "mejorarse a sí mismo" cómo puede esto ser un acto generoso si suena egoísta?
Pues bien, si "yo" no estoy bien, no estoy en armonía con el todo y conmigo, difícilmente pueda ayudar a otros, estar bien  con quienes amo, generar oportunidades buenas para mí u otras personas. Cuando el individuo se centra con el "Uno" tiene mayores capacidades para observar a su alrededor y por el magnetismo que mencionamos antes, sanar su entorno.

PARTE 3: POSIBILIDADES

Cuál es la forma en la que se mueve la energía?

Una vez identificada la necesidad y con el deseo a cuestas (no como una carga sino con la alegría de haber encontrado el motor para modificar la necesidad), vamos a ir identificando los elementos que a modo de analogía nos servirán para modificar aquello que deseamos.
Aquí, entra el orden de las posibilidades. Para ser aún más clara, voy a dar un ejemplo gráfico: si una persona entra a trabajar a diario a las 8hs y sale de allí a las 18hs. y ya está cayendo el sol, no planificará un hechizo que deba realizarse cuando el sol está en su cénit, pues al mediodía le será difícil hacerlo.
Otro ejemplo podría ser la utilización de elementos que están fuera de nuestro alcance común. Si vamos a trabajar cuestiones de dinero e incluimos en el hechizo consagrar una pieza de oro puro pero no estamos en condiciones de comprarlo, estaremos echando por la borda cualquier plan.
Entonces, la magia, como algo análogo, debe ser útil para nosotros y no complicarnos la existencia. Mi lema en la magia (y a mí me funciona bastante bien) es "cuanto más simple, mejor".
Muchas veces, quizá la mayoría de las veces, encender una vela, cargar elementos naturales (piedras, plumas, hierbas, plantas, etc.) y, como elementos primordiales vibrar en amor y utilizar palabras adecuadas, son altamente efectivos!
Ahora, como parte mayormente creativa, pasarás a identificar los elementos que serán ideales para elaborar el trabajo mágico. Hecho esto, ya estarás empezando a crear la magia!
Investiga sobre las velas y las propiedades de sus colores, sobre las piedras y las energías que estas movilizan, sobre las hierbas que sientas que serán propicias para ti. Incluye el fuego para quemar las hierbas o cargar las piedras (calentándolas en algún recipiente o con la luz del sol). Si te será mejor, elabora un jabón o selecciona hierbas para un baño de limpieza o recarga. Prepara bolsitas de protección o paquetitos para atraer la abundancia. Utiliza réplicas de billetes si deseas dinero real o la imagen de un león si deseas aumentar tu fuerza interna.
El límite, en la imaginación, lo pones tú mismo, tú misma!

Puntos clave para la realización del trabajo mágico:

  • Identifica la necesidad.
  • Aprovecha tu deseo, que es lo que te moverá a hacer bien las cosas.
  • Fíjate siempre en no influir sobre la voluntad de otras personas. Si deseas encontrar pareja debe ser en libertad para ambas personas. Si deseas encontrar un trabajo nuevo, debe ser sin coartar el derecho de otros al mismo. Endúlzate! Vuélvete irresistible para que nadie pueda negarse a aceptar eso que tienes para ofrecer!
  • Realiza una lista de los elementos que necesitarás. Chequéala antes de empezar a hacer tu trabajo. 
  • Utiliza elementos naturales si vas a descartarlos, recuerda que la magia es parte de la naturaleza y no será muy efectivo que deseches algo que tardará cientos de años en degradarse, sería un despropósito.
  • Selecciona bien tus palabras. Escribe la base de lo que vas a pedir. No ruegues, no implores, no te victimices. Para que la magia funcione positivamente, debes sentir que eso ya está en camino!
  • Visualiza el resultado, imagínalo, siéntelo, suéñalo como algo ya concreto para ti!
  • Aprovecha las fases de la Luna, los amaneceres, los atardeceres. Válete del viento y de la lluvia. Recuerda la energía del Sol. Pide a la energía de tu devoción según tus propias creencias.
  • Identifica un horario y un lugar que sean propicios, si tus hijos van a estar alborotando, levántate a media noche para hacerlo! No te compliques, hazlo simple.
  • Practica la discresión. Intenta no contar a todo el mundo que conoces aquello que estás preparando, así concentrarás tu energía en el objetivo que deseas lograr.
  • Concéntrate. Realiza alguna meditación antes de empezar a fin de desapegarte de tus problemas cotidianos. Siéntete presente en el acto mágico de principio a fin. Al terminar, vuelve a realizar alguna meditación, quédate en silencio, devuelve a la Tierra la energía utilizada y que queda sobrante.
  • Disfruta del proceso. Diviértete! Ama! Sé un artista y crea tu destino!