viernes, 5 de agosto de 2016

Quieres ser bruja o brujo?

La expresión "yo quiero ser" en general la utilizamos para evidenciar aquello en lo cual
deseamos "convertirnos". Algo que no sabemos y queremos ser, es decir, algo que no somos.
El deseo de convertirse en alguien especial tiene que ver con el deseo de dejar de ser una persona "común", profana, digamos, y pasar a ser alguien "especial", un ser sagrado, con poderes sobrenaturales o capacidades especiales, algo parecido a un "súper héroe" del comic, pero lleno de mística y espiritualidad.
Muchas veces he leído eso de "querer ser"... Pero uno puede aprender un oficio, una profesión, no algo que se lleva adentro. Esos tesoros escondidos más bien, como dones que son, se potencian una vez que se descubren o se intuyen en el interior. En verdad todos tenemos uno o muchos dones y tememos asumir la responsabilidad que conlleva descubrirlos, usarlos, potenciarlos y sanar con ellos (a nosotros, a los demás).
Quien más, quien menos, sabe cómo es aquello que tiene dentro y la brujería es eso, ni más ni menos.
La brujería es el arduo y permanente trabajo de conocernos a nosotros mismos para obrar el cambio, porque es reconocer nuestro poder y responsabilidad. Es comunicarnos con y a través de los Elementos de la Naturaleza y sus símbolos sagrados para potenciar eso que sabemos que puede mejorar! La brujería es, entonces, un camino espiritual como tantos otros.
No hay un "Colegio Howarts", al menos no como tal... Aunque si, hay muchísimo por estudiar, aprehender y aprender. Ciertamente, con una vida no creo que sea suficiente.
La brujería no es "atar a alguien", hacer un hechizo para ganar un auto o la lotería, matar o herir a quien nos hizo doler. NO. La brujería es el arte de obrar y sanar y como tal, lleva mucha "obra", muchísimo trabajo! Por eso, cuando hacemos un hechizo, trabajamos... y el
trabajo principal va de afuera para cambiar adentro y eso es lo que se ve afuera después. La magia es un espejo del alma y por eso buscamos mejorarnos a nosotros mismos, para que aquello que salga de nosotros y se traduzca en pensamientos, palabras, actos, sea la versión mejorada de nuestro ser.

Entonces, quizá se pueda reformular la frase... en verdad quieres ser bruja o te percibes ya como una?