lunes, 8 de junio de 2015

SAL: Usos energéticos

La SAL, ese alimento presente en todas las cocinas, tiene múltiples usos. Por un lado, conserva alimentos, les aporta sabor y zazón. Por otro, ayuda a la conservación y cocción de alimentos con sal. Es decir, la sal hace que los alimentos no se descompongan, evitando la putrefacción.
De manera análoga, cuando utilizamos sal para hacer limpiezas energéticas, estamos evitando la putrefacción de esas energías, retirando de ellas, consumiendo, las larvas astrales que por algún motivo pudieran haber sido creadas, así como energías negativas que se van adhiriendo a nuestro campo áurico y que provienen de diferentes fuentes.

Qué cosas ensucian nuestra aura?

Nuestro campo energético se ve afectado por las energías negativas a nuestro alrededor. Envidia, mal humor, emociones negativas, sean propias o de las personas con las cuales estamos, son las que nos van haciendo depositarios de esas vibraciones de baja intensidad y nos van cargando de negatividad.
El cansancio o la falta de voluntad, pueden ser algunos de los síntomas que evidencian que nuestras energías se están viciando.


Qué más se ensucia con las energías negativas?

La casa, la oficina o negocio, los espacios que transitamos a diario y que habitamos, se impregnan de a poco con la energía que cada persona que por allí pasa va dejando. Es por esto que, muchas veces, al llegar a un lugar, se siente como un choque energético o rechazo a permanecer allí.
Si al estar en un lugar sentimos que nos abate el cansancio o abruma el sueño, cuando antes de llegar estábamos con buena predisposición, las plantas se secan, los conflictos aumentan, se perciben olores desagradables sin razón, abundan insectos, etc., podemos inferir que se ha cargado de energías de baja vibración y el ambiente se halla densificándose.


Qué soluciones existen para  limpiar las energías densas?

Entre cientos de mezclas de hierbas para baños o sahumaciones, existe el elemento sagrado por excelencia y que, como dijimos más arriba, se encuentra presente en todos los hogares: la SAL.
Disolver una cucharada de sal en un litro de agua para realizar un baño energético es muy útil, así como agregar la misma cantidad de sal en el balde de repasar el piso. Así también se puede dejar algún cuenco con sal en la casa por un tiempo no muy prolongado con el objeto de que absorba las energías negativas.


BAÑOS:
Los baños con agua y sal pueden realizarse cuando uno sienta ese cansancio fuera de lo común, mucho mejor si este se realiza en luna menguante. Un dato muy importante a ser tenido en cuenta es que no es recomendable que este baño toque la cabeza.

AGUA DE REPASAR:
Repasar la casa con agua y sal puede realizarse una vez a la semana una vez que lo más denso se haya disipado, iniciándose la limpieza con una periodicidad de unas tres veces en la semana.

CUENCO CON SAL:
El cuenco con sal (o quizá más de uno dispuestos en varios lugares de la casa) debe colocarse en el sitio que más cantidad de flujo de personas tenga, por ejemplo, la cocina o la entrada de la casa. Es importante que una vez que la energía se haya alivianado esta sal se eche al agua corriente para evitar que una vez consumida la negatividad empiece a irse también la buena vibra.